Semillas de Amaranto

Dentro del grupo de los llamados “súperalimentos” tenemos a las semillas de Amaranto, unas deliciosas semillas provenientes de la planta de Amaranto que viene directamente de Norteamérica y Sudamérica.

semillas de amaranto

Conocida por ser una de las principales fuentes de proteína, junto al maíz, de los antiguos Aztecas, Mayas e Incas, durante muchos años su consumo estuvo limitado a pequeños grupos de personas pero gracias a sus grandes beneficios, esta deliciosa y nutritiva semilla se ha vuelto muy popular. Veamos por qué.

Beneficios de las semillas de Amaranto

  • Rica en proteínas, diferentes grupos de minerales y de vitaminas naturales, las semillas de Amaranto son ricas en ácido fólico, calcio, fósforo, hierro y de diferentes aminoácidos y antioxidantes que te ayudarán a tener una salud de hierro.
  • Ayuda a prevenir una gran cantidad de enfermedades gracias a su gran contenido de vitaminas, fibras y grasas “buenas”. Ha sido recomendada para tratar enfermedades como la diabetes, la hipertensión, el estreñimiento, la osteoporosis y la las personas con intolerancia al gluten, lo que la hace ideal para personas celíacas.
  • Es un alimento ideal para personas con deficiencias nutricionales como por ejemplo personas mayores o niños con graves cuadros de desnutrición, gracias a su alto contenido de vitaminas y minerales.
  • Disminuye altos niveles de colesterol. Gracias a su alto contenido de fibra te ayudará a mantener bajos los niveles de colesterol malo, lo que te ayudará a mantener las arterias saludables y a tener un corazón saludable.

Ahora bien, ¿Sabes cómo consumirlas?

Recetas con semillas de Amaranto

propiedades del amarantoCon estas deliciosas semillas puedes preparar cualquier cosa que se te ocurra, pero primero debes lavarlas muy bien y cocinarlas durante al menos unos 15 minutos a fuego muy bajo. No agregues sal, no es necesario. Una vez que estén cocidas, están listas para ser usadas en una gran cantidad de preparaciones. Puedes comerlas en tartas, sopas, ensaladas, budines, croquetas, etc. ¡Las posibilidades son prácticamente infinitas!

 

Galletas de semillas de Amaranto

Para esta receta necesitarás:

-2 tazas de harina de trigo integral o cualquier harina sin gluten si lo deseas
-2 ½ tazas de harina de amaranto (la puedes conseguir en cualquier tienda naturista)
-1 taza de semillas de Amaranto enteras
-1 taza de azúcar morena o miel, si  lo deseas
-2 huevos
-1 cucharadita de vainilla y de canela
-1 taza de aceite de girasol o ¼ de kilo de manteca vegetal
-2 cucharaditas de bicarbonato de sodio
-1 cucharadita de sal

En primer lugar si utilizas manteca, debes acremarla  antes de agregar el resto de los ingredientes, pero si decides utilizar la opción más saludable, el aceite, mezcla directamente con el azúcar, los huevos, la vainilla y la canela.
Mezcla muy bien hasta obtener una masa uniforme.

Aparte cierne juntos las  harinas, la sal y el bicarbonato de sodio.

Agrega con cuidado a la mezcla húmeda con movimiento envolvente hasta obtener una consistencia suave.

Extiende sobre una superficie enharinada previamente y utiliza los cortadores de galletas que prefieras. Hornea durante 10 minutos a 180º C.

Rollos de tomate con semillas de Amaranto

Necesitarás:

  • 1/2 kg de pechuga de pollo molida o de carne
  • 18 tortillas de maíz
  • 1/2 cebolla
  • Dientes de ajo
  • 5 tomates
  • 1 taza de yogur natural
  • 1 taza de semillas de amaranto
  • Sal, aceite, pimienta al gusto
  • Queso fresco
  • Cilantro, hojas de menta, chile en polvo.

En una sartén caliente, saltea el tomate cortado en trozos con varios dientes de ajo. Cuando esté listo, licúa con la cebolla, la sal y la pimienta en una  licuadora hasta obtener una salsa espesa.

Elabora un guiso con la carne molida, salpimenta al gusto y utiliza el cilantro, las hojas de menta y el chile en polvo para adobarla. Saltea en una sartén caliente hasta que la carne esté dorada.

Aparte, calienta una sartén con un  poco de aceite y sofríe las tortillas de maíz, rellena con el guiso de carne, agrega un poco de la salsa de tomate (aparta el resto), las semillas de amaranto y el queso. Enrolla la tortilla y deja que se cocine durante unos minutos.

Una vez listas, sirve en un plato, agrega la salsa de tomate y un poco de yogur por encima. Puedes espolvorear el amaranto sobre las tortillas listas si lo deseas.

¡Buen apetito!