Semillas de Chía

Actualmente existe un boom por consumir los “superalimentos” y dentro de este grupo tenemos las semillas de chía. Utilizadas antiguamente por civilizaciones de la talla de los Incas, los Mayas e incluso los Aztecas como parte fundamental de su dieta al igual que los granos de maíz.

Es definitivamente un alimento que debes consumir para aprovechar todos sus beneficios y propiedades. Sigue leyendo y conoce por qué debes comenzar a consumir las deliciosas semillas de chía.

Propiedades de las semillas de chía

La semilla de chía forma parte del grupo de los superalimentos gracias a sus increíbles valores nutricionalees. Constituye una gran fuente de ácidos grasos Omega-3, proteínas, vitaminas y minerales. Contiene la saludable fibra dietética y, además, antioxidantes. A diferencia de otras semillas populares para bajar de peso como las semillas de brasil, no son peligrosas.

Contienen cinco veces más calcio que la leche entera de vaca. Tiene el doble de cantidad de potasio que tienen los plátanos. Poseé  el triple de cantidad de hierro que las espinacas. Además, gracias a los grandes niveles de Omega-3 que contienen, son un gran aliado para proteger tu corazón y mantener tu cerebro en buen estado.

Todo esto puede mantener el cuerpo saludable y alejado de toda clase de enfermedades.

Beneficios de las semillas de chía

Estos son algunos de sus beneficios:

  • Ayudan a controlar los niveles de colesterol en la sangre y la tensión arterial.
  • Aportan una gran cantidad de energía al consumirlas.
  • No contiene gluten.
  • Mejora el tránsito intestinal y gracias a sus altos niveles de fibra.
  • Ayuda a mantener el tránsito intestinal saludable, evitando así  el estreñimiento.

También puede ser consumida por personas de cualquier edad, regula los niveles de azúcar en la sangre, lo cual resulta muy beneficioso para los diabéticos, favorece el desarrollo muscular, mantiene saludable el cerebro y estimula la regeneración de los tejidos.

Son ideales para personas con digestiones complicadas y si te preocupa el sabor, debes saber que no tienen olor ni sabor como tal, lo que te permitirá combinarlas con todo tipo de alimentos.

A diferencia de las semilla de lino, las semillas de chía pueden mantenerse en buen estado durante varios meses. Su cultivo es sencillo y es tema de interés para organizaciones en pro de la alimentación como la FAO.

Cómo consumir las semillas de chía

En primer lugar en cualquier establecimiento de comida orgánica o natural encontrarás la semilla y puedes adquirirlas sin ninguna clase de receta médica.
La dosis o la manera de consumirlas es dejando dos-cuatro cucharadas remojando en agua. Algún jugo o incluso en un vaso de yogur pueden servir.

Deja que se humedezcan durante unos 15 a 30 minutos y notarás cómo se forma un gel. Parecerá una gelatina prácticamente sólida. Este es el efecto de la fibra soluble que contienen las semillas.

Puedes consumir las semillas con lo que quieras, ya que no tienen sabor, y hacer las combinaciones que se te ocurran sin alterar su valor nutricional. Es posibles tomarla con leches vegetales, yogurt, con verduras, en salsas o sopas. Incluso puedes utilizarla en recetas de repostería o panadería, moliéndolas. La puedes comer a cualquier hora del día, preferiblemente molida y la dosis general está entre los 10 y 25 gramos diarios.

Como preparar mermelada de chia y frambuesa sin azúcar

Contraindicaciones

Las personas que sufren de hipotensión y de diabetes no deberían consumir semillas de chía con regularidad debido a las propiedades para bajar la glucosa en la sangre. Los niveles de tensión en la sangre también podrían verse afectados.

Igualmente Agiliza aún más el tracto intestinal.

Sigue navegando en infosemillas.com y conoce los beneficios de otras semillas