Semillas de Brasil

En últimas fechas se han popularizado las propiedades de las Semillas de Brasil.

Si te interesa perder peso de manera natural, efectiva y rápida es importante que conozcas sobre la verdad sobre estas nueces. Pueden ser tus mejores aliadas para desaparecer cualquier exceso de peso en tu cuerpo, pero también pueden ser tus enemigas. ¡Sigue leyendo!

Las semillas de Brasil son originarias de Brasil, pero también pueden encontrarse en otros países de América del Sur. Tienen una cáscara de color marrón oscuro y su sabor es fuerte pero delicioso una vez que acostumbras a tu paladar.

A diferencia de otros frutos secos, no poseen un alto contenido calórico. una taza puede tiene 186 calorías únicamente. Esto al ser comparada con otros frutos, como por ejemplo la almendra o la nuez común, que pueden contener el doble de calorías, es una gran diferencia. Su bajo contenido calórico puede ser la clave si estás siguiendo un régimen para perder peso y ponerte en forma.

la semilla de brasil

Contienen grasas saludables y una gran cantidad de fibra, por lo que te ayudarán a sentirte lleno durante más tiempo, evitando que comas de más. Por eso son ideales como snacks a media tarde o a media mañana para controlar la ansiedad. Basta con consumir una taza de semillas de Brasil y no sentirás la necesidad de comer cosas dulces o algún snack no tan saludable.

También son bajas en hidratos de carbono. Esto que puede ser muy beneficioso si estás siguiendo una dieta baja en carbohidratos y además, contienen una proteína que prácticamente derrite la grasa llamada arginina y que estimula la quema de calorías.

Semillas de Brasil: Cómo se toma

Aprender cómo se toman las semillas de Brasil es sencillo. Basta con ir aumentando el consumo de las semillas progresivamente. Por ejemplo, para empezar el tratamiento, el primer día debes comenzar por tomar un pedazo de semilla de Brasil y lo beberás con un vaso de agua.

A medida que transcurran los días, irás aumentando el trozo de semilla, hasta que alcances a tomar la semilla completa.

Durante los primeros días probablemente sentirás muchos deseos de ir al baño; esto es completamente normal por el efecto depurativo que tiene en el organismo. Por lo que la semilla de Brasil te ayudará a librarte de esos depósitos de grasa, por lo que posiblemente las deposiciones serán blandas, pero sin llegar a ser diarrea.

Pasadas varias semanas, puedes notar unas leves molestias a nivel de los músculos y es considerado normal, es el efecto de las semillas de Brasil eliminando por completo los depósitos de grasa del organismo.

Efectos secundarios

Las semillas de Brasil resultan peligrosas aún en bajas dosis. Un estudio de la revista americana de Nutrición Clínica arrojo que consumir tan solo dos semillas durante tres meses eleva de manera peligrosa la cantidad de selenio en el cuerpo humano. En pequeñas cantidades el Selenio es inofensivo e incluso necesario en la dieta. Se adquiere de los cereales, carnes y diversos frutos. Sin embargo cantidades altas resultan en extremo tóxicas y letales. 100 gramos de nuez de brasil contienen mán de 20 veces la cantidad de Selenio recomendada y pueden tener consecuencias que van desde una simple diarrea hasta la muerte.

Algunos de los efectos secundarios adversos del selenio son los siguientes:

  • Exceso de líquido en los pulmones.
  • Fiebre
  • Dolores de cabeza
  • Nauseas
  • Mal aliento y sudoración con mal olor
  • Diarrea
  • Dificultad para respirar
  • Dolor abdominal
  • Retención de líquidos
  • Envenenamiento agudo que puede causar la muerte

La semilla ataca la grasa que está pegada a los músculos, por lo que al despegarlas se genera ácido láctico, generando así pequeños espasmos en los músculos, generando la molestia.

Lo normal es perder aproximadamente 1 kilo por semana. Por lo que te recomendamos suplementar tu régimen con otras semillas.

Una vez que llegues a tu peso ideal, puedes reducir la dosis a dos o tres veces por semana.  Para tu etapa de mantenimiento puedes seguir tomando las semillas durante el tiempo que desees, pero recuerda que para evitar recuperar el peso perdido lo ideal es que lleves una dieta saludable y equilibrada donde predomine el consumo de vegetales, frutas y carnes magras, disminuyendo el consumo de dulces, grasas y harinas refinadas.

Recuerda beber al menos 2 litros de agua diariamente y seguir una rutina de ejercicios 3 veces a la semana de al menos media hora, de esta manera fortalecerás tus músculos y los mantendrás tonificados.