Las semillas de calabaza son unas de las semillas más saludables que puedes consumir gracias a la enorme cantidad de beneficios que brinda al organismo.

Al igual que las semillas de moringa o las de girasol, los beneficios que aportan al organismo son innumerables.

Las semillas de calabaza pueden consumirse de diferentes maneras y son muy conocidas por sus propiedades nutritivas y curativas.  Son ricas en ácidos grasos, en proteínas, minerales y aminoácidos, además de tener propiedades antiparasitarias y antiinflamatorias.
Son además ricas en vitamina E, C y A, además de contener altos niveles de Omega-3 y Omega-6. Pueden consumirse crudas, tostadas o en polvo. Si se consumen en su forma cruda, son muy eficaces para afecciones de la próstata y si se consumen tostadas son grandes aliadas en la pérdida de peso, ya que gracias a sus altos niveles de fibra, tienen propiedades saciantes.

Beneficios de las semillas de calabaza

Las semillas de calabaza sin ideales para tratar problemas de salud tales como la hiperplasia prostática benigna, la irritación de la vejiga, problemas con parásitos intestinales y osteoporosis, gracias a su alto contenido de zinc.
Te ayudarán a evitar cálculos renales, problemas de artritis, insomnio y depresión. Lo anterior gracias a su contenido de L-triptófano, un potente antidepresivo natural. Además es muy efectivo su consumo para disminuir los niveles de ansiedad. ATambién es un potente anti cancerígeno, por lo que se recomienda su consumo para mantener alejada esta enfermedad.
Ayuda a reducir los niveles de colesterol malo, es laxante y además es un potente laxante, gracias a sus altos niveles de fibra.

¿Cómo consumir semillas de calabaza?

La forma más conocida de consumir semillas de calabaza es tostadas, hirviéndolas primero en una mezcla con agua y sal. Luego se llevan a una bandeja y se dejan en el horno a una temperatura media hasta que se tuesten. Puedes comerlas como snacks saludables o puedes utilizarlas en otras preparaciones, como sopas o ensaladas.

Como preparar botana con semillas de calabaza


Si deseas comerlas con algo de dulce, es posible  caramelizarlas y mezclar tu propia granola casera. Mézclalas con avena en hojuelas, frutos secos y pasas.

Si el sabor te resulta muy fuerte, también puedes pulverizarlas y mezclarlas con yogures, frutas o sobre tu cereal favorito. Además también puedes mezclarlas con jugos naturales de frutas o tomar esta harina resultante para preparar galletas caseras o para hacer pan.
Si deseas ir un paso más allá, puedes triturarlas y preparar un aderezo similar a la mostaza.

Debes consumirlas con precaución ya que son altas en calorías. Es recomendable que las consumas en la mañana y si quieres aprovecharlas para adelgazar, consumas pocas cantidades.