¿Sabías que la semilla de mostaza posee grandes beneficios para tu salud? ¡Sigue leyendo!

Seguramente, para ti es común consumirla como salsa acompañante de hotdogs, hamburguesas o aderezo de ensaladas. ¡Pero hay más allá del aderezo!

semilla de mostaza

Esta planta proviene de Asia y se conocen cuatro tipos: la blanca, la negra, la castaña y la salvaje. A nivel nutricional, la semilla de mostaza es rica en antioxidantes, vitaminas y minerales. Y, como casi todas las semillas, cuentan con un altísimo contenido calórico: 100 gramos pueden contener 500 calorías.

Propiedades de la semilla de mostaza

  • Son ricas en carotenos, vitaminas del complejo B, vitamina A, K, C y E.
  • Igualmente son ricas en calcio, selenio, zinc, cobre, hierro y manganeso.
  • La semilla de mostaza contiene los llamados mucílagos, que lo convierten en un poderoso laxante natural.
  • Es una rica fuente de calcio, proteínas, potasio y magnesio.
  • Sus componentes son ideales para tratar afecciones como la hipotensión y la desinflamación de los tejidos.

 

Beneficios de la semilla de mostaza

  • Además de ser un poderoso laxante natural, la semilla de mostaza es excelente para mejorar los cuadros de hipotensión, el estreñimiento y la inflamación de los tejidos.
  • Es ideal para tratar problemas respiratorios como el asma, la bronquitis y las obstrucciones pulmonares.
  • Si sufres de falta de apetito o decaimiento, la mostaza es ideal. Basta mezclar semillas de mostaza negra con leche y tomarlo como aperitivo 20 minutos antes de cada comida.
  • Igualmente es útil si deseas aliviar un dolor de cabeza. Puedes elaborar cataplasmas calientes con semillas de mostaza negra y aplicarlos en los puntos dolorosos.
  • El aceite de la semilla es ideal para los dolores en las articulaciones, en los músculos y los dolores causados por el reumatismo.
  • Estimula el crecimiento del cabello y su consumo mejora el aspecto de las uñas, la piel y el cutis.

¿Cómo consumir la semilla de mostaza?

Espolvorea el polvillo resultante en aderezos de ensaladas, salsas de todo tipo, agregarlas sobre panes y sandwichs preparados. Igualmente puedes utilizar las semillas para aderezar pollos, carne o pescados en combinación con aceite de girasol. Tómalas en polvo con un poco de agua para aprovechar al máximo sus propiedades, pero ten en cuenta su fuerte sabor picante; por lo que es mejor que las consumas acompañadas de otros alimentos, de manera que no sea tan fuerte el sabor.

Vídeo: Cómo cultivar mostaza en macetas

Toma en cuenta que estas semillas tienen un fuerte sabor picante pero carecen por completo de aroma.

Las semillas se adquieren en establecimientos especializados de especias o  de productos de cocina o bien, por internet. Puedes conservarlas enteras a temperatura ambiente en un recipiente completamente cerrado, alejado del sol, seco y fresco. A diferencia de las semillas de chía, no permanecen frescas durante mucho tiempo. Lo más recomendable es triturar las semillas y almacenarlas en un lugar frío, para que duren mucho más tiempo.