Las semillas de sésamo pueden serte de mucha utilidad si deseas ganar salud gracias a un alimento que es económico, accesible y delicioso.  ¿Sabías que son una excelente fuente de calcio y de vitamina E? Sigue leyendo para que te enteres de todo lo que necesitas saber sobre esta nutritiva semilla.

Al igual que tras, estas semilla es rica en proteínas, grasas saludables y sobre todo calcio. Provienen  de una planta que es originaria de la India y África y constituyen un alimento muy versátil que puedes consumir de diferentes maneras. Bien crudas, tostadas o en aceite, si lo deseas.

Propiedades de las semillas de sésamo

Una de las principales propiedades de las semillas de sésamo o de ajonjolí, como también son conocidas, es que son ricas en proteínas y grasas saludables; son ricas en ácidos grasos Omega-3 y Omega-6, indispensables para la salud cardiovascular y para mantener saludables las arterias de todo nuestro organismo.
Contienen un alto nivel de fibra, por lo que son ideales para mantener el tracto intestinal libre de toxinas, ya que actúan como un cepillo, librando al intestino de elementos tóxicos que se van pegando a las paredes intestinales y que pueden causar enfermedades y molestias.
Son ricos en vitaminas del grupo B (B1, ácido fólico, B3 y B6), indispensables para mantener tu piel en buen estado, además de mantener saludables todos los tejidos y tu masa muscular.

La semilla de sésamo también  ayudan a disminuir los niveles de colesterol malo y al mismo tiempo los niveles de glucosa en la sangre, además de reducir los niveles de presión en la sangre.  Mejoran los cuadros de depresión gracias a su alto contenido de Triptófano, que el precursor de la serotonina, que a su vez ayuda a controlar los niveles de ansiedad, insomnio, estrés y nerviosismo.

Semillas de sésamo: Cómo consumirlas

Estas semilla las puedes comer de diferentes maneras, por lo que son consideradas un alimento altamente versátil. Puedes consumirlas crudas, tostadas, en su versión de leche vegetal o consumir el aceite.
Lo que debes tener en cuenta es que para aprovechar al máximo sus nutrientes, lo más recomendable es que las abras antes de consumirlas. De lo contrario el cuerpo las expulsará enteras y no aprovecharás sus innumerables beneficios. Para ello, muele en un mortero japonés, especial para moler semillas y granos, o bien molerlas. Pero debes consumirlas inmediatamente, al igual que en el caso de las semillas de lino.

Video: Como preparar las semillas de sésamo para su consumo.


Para tostarlas toma la cantidad que desees y dejarlas en una sartén caliente sin aceite hasta que tomen un color dorado. Luego puedes molerlas y utilizarlas para cremas, salsas, sopas, ensaladas, como snack saludable e incluso para preparar granola casera.
Igualmente se pueden moler crudas y agregarlas a cualquier plato que desees, lo único que cambia entre las pepitas tostadas y crudas es el sabor; al tostarlos los granos de sésamo adquieren un sabor mucho más fuerte.

Recetas con semillas de Sésamo

Para disfrutar de los grandes beneficios de esta deliciosa semilla, prepara las siguientes recetas.

Tahini

El Tahini es un alimento típico de los países árabes y es una pasta que se utiliza para untarla sobre el pan de pita o el pan occidental. Para prepararlo debes mezclar la cantidad de semillas de sésamo que necesites con un poco de agua hasta conseguir una pasta espesa. Agrega ajo, sal y las hierbas aromáticas que desees para darle un poco más de sabor.

Leche de sésamo o de ajonjolí

Para preparar esta deliciosa leche vegetal, deja en remojo durante toda la noche una taza de semillas de sésamo crudas preferiblemente. Al día siguiente desecha el agua y agrega un litro de agua fresca a la licuadora, junto con la taza remojada. Mezcla y luego licúa la preparación resultante, puedes aprovechar los granos para lo que desees y ya tienes lista tu leche de ajonjolí. Puedes tomarla como desees. Contiene altos niveles de calcio, por lo que es recomendable para personas mayores o mujeres lactantes.

Muesli de sésamo

Para preparar esta deliciosa mezcla ideal para los desayunos, simplemente mezcla en una bandeja: una taza de semillas de sésamo, avena y coco en hojuelas, trozos de almendras o nueces y el cereal de tu preferencia. También puedes agregar pasitas o cualquier fruta deshidratada de tu preferencia y dejar en el horno durante 2 horas a muy baja temperatura.  Espolvorea por encima azúcar morena o una cucharada de miel.